Las estafas del marketing en las Redes Sociales

Las redes sociales ya han desvelado su secreto. Tras un destello cegador de lo que parecía que podrían llegar a ser para algunos, poco a poco se le están viendo las orejas al lobo y las cosas se están poniendo en su sitio. En resumen: Disfruta de las Redes Sociales si te apetece: comenta las fotos de tus amigos; disfruta si la pareja  que te abandonó ha engordado; intenta conseguir más puntos que tus amigos en ese juego tan adictivo… pero olvídate de hacer negocios y estrategias de marketing en ellas.

La pregunta es: ¿no se puede generar negocio en las Redes Sociales?. “Si“. Pero si hablamos de negocio rentable, la respuesta es más larga: “Si, pero con las mismas posibilidades, idénticas, que cualquier otro entorno susceptible de marketing siempre que para ello hagamos una inversión y estudio de manera profesional. En la gran mayoría de los casos, esta inversión deberá de ser, en parte, publicitaria“.

No nos volvamos locos a no ser que seas dueño de Coca-Cola, Nike o similar. En ese caso, invierte, prueba, decide… tienes presupuesto de sobra hasta que te des cuenta de que prácticamente todo lo que hay en las Redes Sociales sobre tu marca seguiría estando aunque no tengas una presencia activa en ellas.

Locos por los fans, locos por los “me gusta”, locos por contestar, locos por intentar medir lo que no tiene métrica… . Todo este tiempo invertido (horas y más horas)… ¿para qué?, ¿para generar un puñadito insignificante de visitas diarias más a nuestro site?, ¿para poder hacer una presentación a nuestra Dirección diciendo que tenemos cientos de fans o de seguidores?. Dejémonos de gaitas. Se nos olvida la pregunta más importante: ¿Hemos vendido más? ¿Hemos aumentado nuestro negocio? Y si la respuesta a esta cuestión la tenemos muy clara y no es afirmativa, tal vez debamos de darnos una vuelta por el resto de posibilidades que nos ofrece el medio: invertir en publicidad, trabajar con nuestra analítica web, estudiar la usabilidad de nuestro site, su accesibilidad desde multidispositivo, optimizarlo en relación a su posicionamiento en los buscadores… aseguro que son estrategias más rentables y efectivas. Eso sí, un Community Manager (me refiero a uno de esos que se han formado a lo largo de  cuatro horas “interminables” en un curso impartido por un par de listos), probablemente no tenga ni idea de lo que estamos hablando.

Ya aburre encontrarse con “profesionales”, post, o comentarios del tipo: “hay que escuchar“, “tenemos que prestar atención a lo que se dice de nosotros”, “midamos nuestra reputación online”…  Sí, todo eso está muy bien pero con mis respetos a todo tipo de marcas, empresas, productos y servicios… ¿qué pinta la “fábrica de tornillos Fernanzález” en Facebook o “lechugas Lopepérez” en Twitter?. ¡¡Vende tornillos o vende lechugas!!, busca aumentar tus ventas, tus márgenes y no te empeñes en relacionarte con gente que en su día a día, aunque no puedan vivir sin tornillos ni lechugas, tienen otras intereses bastante más “sociales”, propiamente dicho, y no van a reparar la más mínima atención en tí.

Eso sí, si regalas algo de valor que habitualmente no tendrá nada que ver con tu negocio como por ejemplo un tablet de ultimísima generación (de ahí para arriba), no te preocupes si lo que quieres son fans. De esta manera, comenzarás a tener seguidores que pasarán a formar parte de ese grupo de las 3 efes (friends, family and fools / amigos, familiares y tontos) que es el comienzo y fin de la mayoría de los negocios que no quieren evitar caer en ello. Bueno, si trabajas para Victoria´s Secret no te hará falta ninguna estrategia, simplemente con presentar tu propio producto irás sumando fans. Pero para pasar de fan a comprador recurrente va un trecho suficientemente grande y en ocasiones insalvable.

Mi opinión no pretende, ni mucho menos, ser radical con todo tipo de negocios y mercados. Hay casos en los que las Redes Sociales pueden ser un buen entorno para acometer una campaña de marketing siempre que esté bien diseñada, planeada, estructurada y ejecutada por profesionales (no por los Community Managers que mencionábamos con anterioridad). Mi realidad es que conozco muy pocos casos en los que un producto o servicio ha triunfado en las Redes Sociales gracias a una campaña desarrollada en ella.

En Europa, por poner un ejemplo, viven alrededor de 500 millones de personas, lógicamente hay que estar en Europa si tenemos un negocio y queremos ganar dinero con el público europeo, pero… ¿es suficiente y nos vale para nuestro negocio simplemente “estar”?, ¿sirve de algo tener nuestro negocio en una habitación de cualquier edificio europeo y decir a través de una minúscula ventana: ¡¡eh, sígueme!!?

Prometo no estar en contra de las Redes Sociales.  Es un canal más. Y como tal quiero concebirlo. Lo que no entiendo es lo desproporcionado de sus efectos en relación a las expectativas que se han generado alrededor de ellas. Son un éxito en sí mismas, eso está claro, pero eso no significa que sean una máquina de hacer prosperar nuestro negocio. Apuesto a que grandes marcas comenzarán a desfilar por la puerta de atrás de estas plataformas porque después de haber perdido dinero y, sobre todo, mucho tiempo (que también se traduce en dinero), van a darse cuenta de que estaban igual que si no hubiesen hecho nada en ellas (en el mejor de los casos).

Para entonces y para empezar. ¿Porqué no te comprometes a convencer a todos tus fans, followers y demás para que los datos que has cedido a Facebook (o similares) te los ceda a tí?. Recuerda: esos usuarios, los de las Redes Sociales, no son tuyos.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Te puede gustar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir